Uruguay es un set a cielo abierto para productoras internacionales | Internacional

Rate this post

La industria audiovisual uruguaya atraviesa uno de sus mejores tiempos. Uruguay, con 3,4 millones de habitantes, estrena alrededor de 20 pel√≠culas nacionales al a√Īo y se ha convertido, pandemia mediante, en el destino elegido para rodar numerosas producciones internacionales. Durante la emergencia sanitaria, gigantes de la talla de Netflix, Amazon o HBO vieron en este pa√≠s una buena oportunidad para continuar sus proyectos, debido a las condiciones de relativa normalidad y apertura habilitadas por el Gobierno de Uruguay. Eso provoc√≥ un boom en el sector, como queda reflejado en el incremento del tiempo de rodajes que hubo por a√Īo. En 2019, la actividad audiovisual se tradujo en 24 semanas de filmaci√≥n; en 2020 fueron 40 y en 2021, 142 semanas, seg√ļn datos de la empresa uruguaya Musitelli Films&Digital.

‚ÄúEl sector audiovisual vive un momento de efervescencia‚ÄĚ, dice Facundo Ponce de Le√≥n, presidente de la Agencia del Cine y el Audiovisual de Uruguay (ACAU). Una parte de ese auge se explica porque Uruguay fue el √ļnico pa√≠s de la regi√≥n habilitado para rodar durante la pandemia. ‚ÄúEso gener√≥ un volumen de producciones internacionales nunca antes visto‚ÄĚ, se√Īala. Pero ese buen desempe√Īo no fue accidental ni se debe solo a la coyuntura sanitaria. Ponce de Le√≥n destaca que Uruguay ofrece una combinaci√≥n virtuosa de pol√≠ticas p√ļblicas bien encaminadas, talento t√©cnico y art√≠stico. Sumado a esto, juegan a su favor las distancias cortas y la variedad de locaciones en pocos km a la redonda. ‚ÄúUruguay tiene que verse a s√≠ mismo como un gran set de filmaci√≥n‚ÄĚ, dice.

Despu√©s del envi√≥n de la pandemia, en el pa√≠s existen unas 1.000 empresas vinculadas al sector audiovisual, que generan 3.900 puestos de trabajo directos, seg√ļn la ACAU. Este a√Īo se esperan completar, sumando diferentes producciones, 100 semanas de rodaje. Entre las de porte internacional sobresalen la serie Amia, sobre los atentados terroristas ocurridos en Argentina en 1992 y 1994, y la pel√≠cula The disappearance, que recoge el paso del m√©dico nazi Josef Mengele por esas latitudes. Adem√°s, Uruguay ofreci√≥ varias locaciones originales a La sociedad de la nieve (Netflix) largometraje sobre la tragedia de los Andes de 1972. La pel√≠cula, dirigida por el espa√Īol Juan Antonio Bayona, cont√≥ con el servicio de producci√≥n de Cimarr√≥n, uno de los principales referentes del sector en Uruguay.

‚ÄúFilmar ac√° es confortable, en general todo sale como est√° previsto‚ÄĚ, dice Santiago L√≥pez, socio de Cimarr√≥n. En ese sentido, subraya la estabilidad social, institucional y financiera de Uruguay, como motor de este despegue de la industria audiovisual. En 2022, sostiene, la productora gener√≥ 3.500 puestos de trabajo, sobre todo de t√©cnicos, sin contar a los actores o extras. Llevaron adelante, por ejemplo, la producci√≥n de la serie Barrabrava (Amazon) sobre la interna pandillera en un club de f√ļtbol de Buenos Aires; tambi√©n estuvieron a cargo de Amsterdam (HBO Max) una serie rodada en los estudios Reducto Films de Montevideo para M√©xico, que cont√≥ con el incentivo del Programa Uruguay Audiovisual (PUA).

Rodaje de un comercial en Uruguay.MUSITELLI FILMS

‚ÄúEsta es una industria que desaparecer√≠a si no tuviera a la pol√≠tica p√ļblica detr√°s‚ÄĚ, dice L√≥pez en referencia al PUA. Puesto en marcha en 2019 bajo la administraci√≥n del Frente Amplio (centroizquierda), este programa cont√≥ inicialmente con un fondo de 4 millones de d√≥lares, para incentivar las producciones nacionales e internacionales. Con la llegada del nuevo Gobierno (una coalici√≥n de centroderecha), el programa se mantuvo y el fondo aument√≥ hasta los 12 millones de d√≥lares actuales. Uruguay, como muchos pa√≠ses de la regi√≥n, puso en marcha una serie de incentivos para respaldar a la industria audiovisual, rembolsando al productor nacional o extranjero un porcentaje de los gastos ejecutados en Uruguay o exoner√°ndolos del pago de IVA.

√önete a EL PA√ćS para seguir toda la actualidad y leer sin l√≠mites.

Suscríbete

Ernesto Musitelli, socio de Musitelli Film&Digital, opina que el pa√≠s sali√≥ bien parado despu√©s del auge de proyectos realizados durante la pandemia y est√° preparado para que sigan llegando otros nuevos de pa√≠ses como Brasil, Argentina, M√©xico o Espa√Īa. ‚ÄúUruguay se ha posicionado como un centro de producci√≥n regional interesante para darle soporte a proyectos de la regi√≥n, al mismo tiempo que desarrolla productos y obras propias‚ÄĚ, dice. Musitelli destaca la creatividad y el talento que hay en este pa√≠s, la infraestructura y la capacidad de sus t√©cnicos. Y un dato para nada menor, a√Īade, es que las productoras se topan con una sociedad amigable con este tipo de proyectos.

Uruguay no tiene nieve, grandes lagos ni monta√Īa, pero puede presumir de sus casi infinitas playas oce√°nicas, el encanto antiguo de Colonia del Sacramento o los paisajes buc√≥licos de su Villa Serrana. Y entre lo m√°s preciado figura Montevideo, que ha sorprendido a m√°s de un director de fotograf√≠a con un patrimonio arquitect√≥nico ecl√©ctico favorecido por una luz agraciada. En su casco hist√≥rico, por ejemplo, conviven soberbias esquinas con aires europeos, a√Īosas balconadas propias de La Habana o portales Art Dec√≥ que la emparentan con Nueva York.

La realizaci√≥n en Montevideo de la serie El Presidente (Amazon) sobre el esc√°ndalo de sobornos en la FIFA, es una muestra del potencial fotogr√°fico que tiene la capital uruguaya. Gabriel Peveroni, coordinador de Montevideo Audiovisual, explica que durante ese rodaje el hip√≥dromo de la ciudad se convirti√≥ en un edificio de Berl√≠n de 1936; unas calles del casco hist√≥rico dieron con el color de un mercado asi√°tico y la principal avenida fue por una noche una calle japonesa. ‚ÄúSe montaron 250 locaciones en cuatro meses de trabajo para esa producci√≥n‚ÄĚ, dice Peveroni. En estos cuatro √ļltimos a√Īos, se√Īala, la ciudad ha multiplicado aproximadamente por cuatro las jornadas de rodaje anuales (de 300 a 1.200), que se explican por la filmaci√≥n de 6 o 7 series internacionales y unas 4 pel√≠culas de gran porte por a√Īo.

Peveroni remarca el impacto que han tenido estas series y pel√≠culas en la capacidad t√©cnica local, que ha debido ponerse a tono frente a la gran demanda. En 2020, ejemplifica, varias de esas producciones inclu√≠an una fuerte presencia extranjera en algunos rubros t√©cnicos y en las direcciones de √°reas. Tres a√Īos despu√©s, contin√ļa Peveroni, producciones similares se realizan casi en un 100% con t√©cnicos uruguayos, incluso con desarrollo de producci√≥n y de gui√≥n uruguayos para series ambientadas en Argentina y su distribuci√≥n en Latinoam√©rica, como es el caso de Amia.

Rodaje de la película 'Temas propios'.
Rodaje de la pel√≠cula 'Temas propios'.CIMARR√ďN

Desde la Agencia del Cine y el Audiovisual, Ponce de Le√≥n coincide en valorar esta din√°mica que se ha generado entre el talento local con las producciones que llegan de afuera. ‚ÄúUno de los objetivos de la agencia es lograr que no se d√© esa falsa oposici√≥n entre ambas. Desde la pol√≠tica p√ļblica subrayamos esa intersecci√≥n entre lo industrial y lo cultural, el servicio de producci√≥n y la obra‚ÄĚ, concluye.

Suscr√≠base aqu√≠ a la newsletter de EL PA√ćS Am√©rica y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la regi√≥n.

Author Profile

Nathan Rivera
Allow me to introduce myself. I am Nathan Rivera, a dedicated journalist who has had the privilege of writing for the online newspaper Today90. My journey in the world of journalism has been a testament to the power of dedication, integrity, and passion.

My story began with a relentless thirst for knowledge and an innate curiosity about the events shaping our world. I graduated with honors in Investigative Journalism from a renowned university, laying the foundation for what would become a fulfilling career in the field.

What sets me apart is my unwavering commitment to uncovering the truth. I refuse to settle for superficial answers or preconceived narratives. Instead, I constantly challenge the status quo, delving deep into complex issues to reveal the reality beneath the surface. My dedication to investigative journalism has uncovered numerous scandals and shed light on issues others might prefer to ignore.

I am also a staunch advocate for press freedom. I have tirelessly fought to protect the rights of journalists and have faced significant challenges in my quest to inform the public truthfully and without constraints. My courage in defending these principles serves as an example to all who believe in the power of journalism to change the world.

Throughout my career, I have been honored with numerous awards and recognitions for my outstanding work in journalism. My investigations have changed policies, exposed corruption, and given a voice to those who had none. My commitment to truth and justice makes me a beacon of hope in a world where misinformation often prevails.

At Today90, I continue to be a driving force behind journalistic excellence. My tireless dedication to fair and accurate reporting is an invaluable asset to the editorial team. My biography is a living testament to the importance of journalism in our society and a reminder that a dedicated journalist can make a difference in the world.