Las olas se vuelven más grandes en California con el calentamiento global

Rate this post

Las olas en la costa de California están aumentando su tamaño, y cada vez es más habitual que alcancen unos 4 metros (al menos 13 pies) conforme se calienta el planeta, según un nuevo estudio que analizó ese incremento a partir de datos históricos de los últimos 90 años.

El oceanógrafo Peter Bromirski, de la Institución de Oceanografía Scripps, utilizó el inusual método de analizar registros sísmicos desde 1931 para medir el cambio en la altura de las olas.

Cuando las olas rebotan contra la costa, chocan con las olas que llegan del océano y provocan una onda de energía en el lecho marino que pueden registrar los sismógrafos diseñados para detectar terremotos. Cuanto más grande es el impacto, más grande es la ola.

Hasta ahora, los científicos dependían de una red de boyas de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), pero esos datos en la costa de California sólo se remontan a 1980.

“Hasta que encontré estos datos, era casi imposible hacer esa comparación con ninguna clase de fiabilidad”, explicó Bromirski.

Para mirar más atrás, el experto reunió estudiantes de grado para analizar datos sísmicos durante los inviernos de varias décadas. El laborioso proceso tomó años y requirió digitalizar rollos enteros de registros en papel.

Descubrieron que el tamaño medio de las olas en invierno ha crecido hasta unos 30 centímetros (un pie) desde 1970, cuando se cree que empezó a acelerarse el calentamiento global. Los picos de unos 4 metros (al menos 13 pies) también ocurren con más frecuencia, al menos el doble entre 1996 y 2016 que entre 1949 y 1969.

Bromirski también se sorprendió al descubrir periodos prolongados con oleaje especialmente bajo antes de 1970, y ninguno de esos periodos desde entonces.

“Erosión, inundación costera, daños a infraestructura costera, son algo que vemos con más frecuencia que en el pasado”, señaló el experto. “Y combinado con un nivel del mar más alto, olas más grandes suponen que va a ocurrir más a menudo”.

El estudio, publicado el martes en el Journal of Geophysical Research: Oceans, se suma a las pruebas de que el cambio climático está provocando enormes cambios en los océanos del mundo. Otros estudios han mostrado que las olas no sólo se vuelven más grandes, también más fuertes.

Los daños de tormentas fuertes y grandes olas ya son patentes. El pasado invierno, las fuertes tormentas y el gran oleaje en California provocaron derrumbes en acantilados, dañaron muelles e inundaron parte de la pintoresca Autopista 1 del estado.

Bromirski señaló que eso es un aviso para el futuro. Los científicos dicen que el cambio climático podría incluso estar acelerando, lo que provocaría olas aún mayores.

El oceanógrafo Gary Griggs, de la Universidad de California Santa Cruz, señaló que si bien un incremento en un pie en la altura de las olas en un periodo de 50 años no es enorme, los hallazgos coinciden con lo que los científicos saben que ocurre en los océanos del mundo conforme se calientan: que se vuelven cada vez más violentos debido a tormentas más extremas y causan daños en las costas.

Griggs, que no participó en el estudio, dijo que el nuevo reporte se suma a los datos científicos que muestran lo rápido que se calienta el mundo y sube el nivel del mar.

“Sabemos que los huracanes son más intensos y duran más, y ahora tenemos olas que incrementan su fuerza. Todo eso es consistente”, dijo. “El desafío (…) es cómo responder a eso”.

Author Profile

Nathan Rivera
Allow me to introduce myself. I am Nathan Rivera, a dedicated journalist who has had the privilege of writing for the online newspaper Today90. My journey in the world of journalism has been a testament to the power of dedication, integrity, and passion.

My story began with a relentless thirst for knowledge and an innate curiosity about the events shaping our world. I graduated with honors in Investigative Journalism from a renowned university, laying the foundation for what would become a fulfilling career in the field.

What sets me apart is my unwavering commitment to uncovering the truth. I refuse to settle for superficial answers or preconceived narratives. Instead, I constantly challenge the status quo, delving deep into complex issues to reveal the reality beneath the surface. My dedication to investigative journalism has uncovered numerous scandals and shed light on issues others might prefer to ignore.

I am also a staunch advocate for press freedom. I have tirelessly fought to protect the rights of journalists and have faced significant challenges in my quest to inform the public truthfully and without constraints. My courage in defending these principles serves as an example to all who believe in the power of journalism to change the world.

Throughout my career, I have been honored with numerous awards and recognitions for my outstanding work in journalism. My investigations have changed policies, exposed corruption, and given a voice to those who had none. My commitment to truth and justice makes me a beacon of hope in a world where misinformation often prevails.

At Today90, I continue to be a driving force behind journalistic excellence. My tireless dedication to fair and accurate reporting is an invaluable asset to the editorial team. My biography is a living testament to the importance of journalism in our society and a reminder that a dedicated journalist can make a difference in the world.